jueves, 20 de mayo de 2010

Relato: *Te amare para siempre*






Este es un relato que escribí el año pasado, para un concurso de San Valentín(fecha que me deprime demasiado)para la escuela de arte, tuve una gran ayuda de dos amigas, que con el primer borrador, me dieron muchos consejos, y que al final gané el tercer premio, (cheque para canjearlo en una libreria, que me lo gaste de una pasa xD) Y aquí os lo dejo.





Fue en una noche abierta, la luna llena resplandecía en el cielo dibujando reflejos de luz sobre su pelo, negro y liso como cascadas de aguas oscuras. Las hojas crujían mientras sus pies descalzos andaban hacia el frente. No tenía ganas de vivir, de hablar, de sonreír, de caminar...Estaba harta.
¿Por qué tantos problemas y baches? ¿Por qué tantos quehaceres en la vida? Qué más da todo si tu no estas aquí?...-Pensó
Sola y desesperada, triste y melancólica, dejaba atrás toda una vida de pesar, ya no estaba él; Después de tantos sufrimientos, de tantas complicaciones; ¡Cuánto tardaron en estar juntos! Y lo rápido que se le fue de su lado...
Ya no aguantaba más, todo en su contra, todo. Yendo a contracorriente, cayendo, aguantando el peso de la decepción de quienes le rodeaban.
Salió de casa, con ánimo de dejar atrás a todo, su familia, amigos. En la parte trasera del jardín, escondido entre hierbas, se encontraba un camino, un camino concurrido por altos y oscuros árboles, que llegaban a un claro en aquel siniestro bosque. Juntos, no hace menos de un año, habían plantado unas semillas, símbolo de su amor, donde poco a poco, por el esfuerzo de ambos, fue creciendo, echando raíces, ramas, hojas, siendo fuerte e inmune a los males y envidias de los demás, como su propio amor.
La luz de la luna se reflejaba en cada una de sus hojas, dando toques rojizos a todo el claro. Dejando un ambiente suave, mágico y a la vez misterioso.
Allí estaba ella, justo delante de aquel majestuoso y maravilloso árbol, donde se habían prometido una y mil veces estar juntos para siempre, cada día, cada noche, cada momento...Él no estaba, no se lo podía creer... y ella iría tras ese amor perdido.
-Ya no puedo más, no sin él.- murmurando al árbol, excusándose por lo que iba hacer.
Dijo adiós a todo lo que le rodeaba, a su vida, a sus problemas, pero a cambio recibiría su más ardiente deseo: estar con él.
La sangre corrió por sus brazos, por su pecho; el viento azoró su pelo, impregnado todo el claro del bosque de su olor, ese olor tan peculiarmente dulce que sugería a canela, que afloraban besos y pasiones de un pasado, mezclado con el óxido y la sal de la sangre que emanaba su piel.
Poco a poco iba decayendo, fallándole las pierna, hasta caer al suelo; sus brazos, yacerían totalmente inertes; mientras perdía todo el brillo que guardaba su cabello, dejando acomodado en la hierba su corazón, donde siempre había permanecido su amado.
Hasta en el último susurro que escapó de sus labios, pronunció: “Te amaré. Te amaré para siempre”.






Espero que os guste ^^, algunas veces he pensado en seguirlo, porque me gusto mucho, pero por otro lado me gusta la incognita esa, de misterio, así que aqui are otra encuesta xD aver que tal. Besos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario